La Justicia rechaza el recurso de Iberia contra el concurso de 'handling' de Aena

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) ha inadmitido, por "carecer de competencia" , el recurso interpuesto por la aerolínea Iberia contra la adjudicación de varios lotes del concurso de handling de rampa de Aena, según la resolución dada a conocer este viernes a la que ha tenido acceso Europa Press. Iberia va a solicitar a la Audiencia Nacional que adopte la medida cautelar de suspensión del concurso de Aena hasta que se resuelva el recurso. 

 


La aerolínea ha confirmado a Europa Press que en vista de esta decisión del Tribunal, "va a recurrir ante la instancia competente, la Audiencia Nacional, solicitando, por un lado, la suspensión de la adjudicación del contrato y, por otro, la anulación de la resolución del TACRC de modo que ese tribunal pueda pronunciarse sobre el fondo del asunto y anule la adjudicación del concurso de handling". 

 

El pasado 7 de noviembre el TACRC decidió mantener la suspensión del expediente de contratación alegando que: "el análisis de los motivos que fundamentan la interposición del recurso pone de manifiesto que los perjuicios que podrían derivarse del levantamiento de la suspensión son de difícil o imposible reparación". Por ese motivo, Iberia va a solicitar a la Audiencia Nacional que adopte la medida cautelar de suspensión del concurso de Aena hasta que se resuelva el recurso. 

 

La decisión del tribunal no entra a valorar el fondo del asunto ni las irregularidades que denuncia Iberia en su recurso, pero rechaza la argumentación de la aerolínea de que el concurso del handling sea asimilable a un contrato público de servicios o a una concesión de servicios. 

 

Se trata, según el TACRC, de "una relación jurídica de naturaleza especial regida por su normativa específica", por lo que este órgano administrativo dependiente del Ministerio de Hacienda asegura que "carece de competencia para resolver sobre la reclamación planteada, lo que conduce a un pronunciamiento de inadmisión del recurso". 

 

IBERIA IMPUGNÓ LAS "IRREGULARIDADES" 

 

 

Iberia presentó la impugnación del concurso el pasado 20 de octubre, casi un mes después de su resolución, tras perder la licencia de ocho de sus principales aeropuertos y al considerar que existían "irregularidades" en la adjudicación. 

 

La aerolínea, hasta ahora líder en servicios de handling en España, fundamentaba su reclamación en que, a su juicio, se había vulnerado "el procedimiento legal de tramitación del expediente", lo que había provocado su "indefensión". En su opinión, la resolución de Aena no había sido suficientemente argumentada acogiéndose a la confidencialidad, por lo que se negaba a Iberia "el acceso a información suficiente para conocer la motivación de las puntuaciones". 

 

 

Desde el punto de vista de la aerolínea española del grupo IAG, la "escasa" información a la que había tenido acceso Iberia revelaba "irregularidades evidentes que tienen impacto en las puntuaciones". Además, argumentaba que no se han analizado cuestiones esenciales como "la coherencia entre el plan de negocio y la oferta técnica". 

 

 

A comienzos de noviembre, el TACRC admitió la suspensión cautelar de la adjudicación hasta resolver sobre el fondo del asunto. Apenas un mes después, la resolución definitiva ha llegado, y tras ella el gestor aeroporturio podría firmar los contratos con los distintos adjudicatarios. 

 

 

El recurso de Iberia contiene fuertes críticas contra el procedimiento llevado a cabo por Aena, a la que acusa de falsear la adjudicación con un "informe técnico que no es propiamente tal" y que se limitó a una presentación de PowerPoint de 188 slides "que no recoge ningún tipo de motivación sobre la aplicación de los criterios sujetos a juicio de valor, ni de los criterios de eliminación directa (algunos de los cuales también requerían juicio de valor)". 

 

"Es un nuevo intento burdo de, a través de la mera acumulación de papel, pretender generar la apariencia de una voluminosa expresión de razones de la adjudicación cuando sobre eso no hay nada", advertía Iberia. 

 

 Según consta en la resolución del TACRC, una vez agotada la vía administrativa, Iberia deberá llevar ahora su demanda ante instancias judiciales, interponiendo un recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional, en el plazo de dos meses desde la recepción de la notificación que se ha producido este 1 de diciembre, según avanza el diario 'El País'. 

 

 

Desde la aerolínea han confirmado a Europa Press que van a recurrir ante la instancia competente, la Audiencia Nacional, solicitando la suspensión de la adjudicación del contrato así como la anulación de la resolución del TACRC de modo que ese tribunal pueda pronunciarse sobre el fondo del asunto y anule la adjudicación del concurso de handling. 

 

La resolución del TACRC también "levanta la suspensión del procedimiento de contratación", después de que este mismo organismo lo interrumpiera hasta resolver el recurso interpuesto por la aerolínea y así evitar perjuicios de mayor gravedad. Asimismo, el órgano judicial opta por no multar a Iberia al no "apreciar la concurrencia de mala fe o temeridad en la interposición de la reclamación". 

 

Además de Iberia, el resultado también fue impugnado por los sindicatos UGT y CCOO, en este caso porque entienden que no se puede garantizar el cumplimiento de las obligaciones laborales derivadas del convenio del sector por parte de las empresas ganadoras. 

 

Los sindicatos presentes en la empresa de handling de Iberia temían por el empeoramiento de las condiciones laborales por ello UGT había convocado una huelga para el puente de la Constitución que finalmente fue desconvocada el pasado miércoles. 

 

 

DURO GOLPE PARA IBERIA 

 

El resultado inicial del concurso, que se anunció en septiembre, supuso un duro golpe para el negocio de Iberia que perdiótodos los grandes aeródromos donde estaba presente por tráfico de pasajeros, excepto el de Madrid-Barajas. Iberia Airport Services cedía los aeropuertos de Barcelona-El Prat, Palma de Mallorca, Málaga, Alicante, Gran Canaria, Tenerife Sur, Ibiza y Bilbao, aunque ganó otros de tamaño pequeño y mediano como Zaragoza, Valladolid, Burgos, Huesca, Logroño, Salamanca, Almería y Murcia. 

 

Cuando se anunció el resultado, Iberia mostró su rechazo y "perplejidad", y aseguraba que pediría una revisión de las puntuaciones y que tomaría las "acciones oportunas". "La cualificación y la competitividad demostradas por Iberia Airport Services que, durante los últimos siete años, ha realizado una profunda transformación y ha seguido incorporando nuevos clientes a su cartera de forma significativa con un alto grado de satisfacción, no se ha visto reflejado en el resultado de este concurso", expresa la compañía que dirige Fernando Candela. 

 

El concurso, que permitirá la explotación del servicio por un periodo de siete años, tiene un valor de más de 5.000 millones de euros en ingresos, ha sido adjudicado a 15 de los de 17 grandes grupos, tanto nacionales como internacionales, que presentaron 168 ofertas. 

 

Los grupos más beneficiados por la adjudicación son Groundfource, propiedad de Globalia (matriz de Air Europa), que ha obtenido 12 licencias para 12 aeropuertos, manteniendo los de mayor tráfico (Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Málaga, Alicante, Gran Canaria, Valencia, Ibiza, Lanzarote, Zaragoza, Fuerteventura y Bilbao); la belga Aviapartner, que logra 13 licencias en 15 aeropuertos y se estrena en Madrid, Barcelona y Alicante; y la británica Menzies, con siete licencias en siete aeropuertos. 

 

Las nuevas licencias entrarán en vigor durante los primeros meses de 2024, antes de la temporada de verano. En Canarias empezarán meses más tarde, ya que la temporada alta en las islas es la de invierno. 

 

 





Según publica: E.P

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Aeropuerto de Badajoz tendrá cuatro frecuencias de ida y vuelta con Mallorca en Semana Santa

KM MALTA AIRLINES Y AIR FRANCE FIRMAN UN ACUERDO DE CÓDIGO COMPARTIDO

KLM despliega la inteligencia artificial para combatir el despilfarro de alimentos